En toda una controversia se ha convertido el pronunciamiento de la Agencia Federal de Inmigración al afirmar que como consecuencia del COVID-19 se están quedando sin dinero; mientras que varios activistas aseguran que la crisis comenzó antes de la pandemia, y que llegaron al momento de aplicar las severas medidas antiinmigrantes como por ejemplo la nueva regla de carga pública.

Dentro de las funciones de la agencia se encuentran el emitir visas, otorgar residencias legales permanentes (LPR), gestionar las autorizaciones de empleo de dreamers cubiertos por el DACA, así como el de autorizar los permisos de trabajo de inmigrantes amparados por el TPS y gestionar los pedidos de ciudadanía.

La Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración le está pidiendo al Congreso que aumente en $1,200 millones el presupuesto del año fiscal 2020 y habla de un incremento del 10% a las tarifas actuales.

“Debido a la pandemia de covid-19, USCIS ha visto una disminución dramática en los ingresos y está buscando una solicitud de fondos de emergencia por única vez para garantizar que podamos llevar a cabo nuestra misión de administrar el sistema de inmigración legal de nuestra nación, salvaguardando su integridad y protegiendo al pueblo estadounidense”, dijo la agencia a Univision Noticias por medio de un correo electrónico.

La USCIS precisó además que, “es importante destacar que esta propuesta de financiación protege a los contribuyentes estadounidenses al no aumentar el déficit y exigir que devuelva el dinero al Tesoro de Estados Unidos”.

Fuente: Univisión